En esa carrera, el “político” sorprendió a propios y extraños, marcando un tiempo de 1’15”89 para los mil dos.

Dejó varios cuerpos atrás al favorito Kamikase, con la buena conducción del aprendiz Gabriel Mena. Más atrás llegaron Mercader, Fatmagul, Mr. Mellon, Johnnie Bravo, Markus, Gaúcho y Marava.

Al romperse el fuego en la jornada, el tordillo Menthit de la caballeriza M.M. reprisó en excelente suelta, ganando fácil, por varios largos a Rivella, en el tiempo de 1’02”79 para los 1.000 metros de trayecto.

A continuación, Victoriano, del stud Gumarelo, luego del traspié anterior, ya volvió a lo alto del podio, con la conducción del profesional Carlos Romero. Para las 12 cuadras del hipódromo capitalino, marcó el buen tiempo de 1’14”43, pasando de largo a Mulato y compañía.

Comandante también volvió por sus fueros luego de su actuación anterior. El caballo del stud Niño Azoté quebró tras porfiada lucha a El Valentino y los demás, dejándolo un par de cuerpos atrás. El tiempo en el cronómetro fue de 1’02”69 para los 1.000 metros. Lo llevó a la victoria el jockey Juan Figueredo, ganador de las estadísticas de los dos últimos años.

En el arranque de la triple grande, El Faraón, del stud El Cacique, corroboró el pronóstico de los catedráticos que lo eligieron favorito. Escapó de Doña Explícita luego de una pelea cuerpo a cuerpo en la parte final de la recta en suelta sobre 800 metros. Lo condujo el piloto Juan Román.