La banda está mucho más ajustada de cuando la vimos como Rock and Roll All Stars, en abril del año pasado. Un buen sonido, videos y luces contribuyeron al lucimiento del concierto, uno de los más emotivos que hemos vivido este año en lo que a rock se refiere.

Lo bueno es que estos veteranos del rock se encuentran en buena forma. Es sorprendente lo alto que llega la voz de Glenn Hughes a sus 62 años. Aun sabiendo que abrirá con dos clásicos de Deep Purple, la sorpresa es inevitable. Y Steve Stevens, eterno escudero de Billy Idol, es un maestro quitando chispas a su guitarra. Corey Taylor, integrante de Slipknot, es el que pone la voz a "Rebel Yell", el tema que compusieron Stevens y Idol en los ochenta.

El show tuvo sus momentos que erizan la piel: el acústico con "Mistreated", cantado por Hughes, Gilby Clarke interpretando "Knocking on heaven's door"; el momento Zeppelin, con "Communication Breakdown", "The Ocean" y "Inmigration Song", y Joe Elliot entonando "Heroes", de Bowie, una verdadera sorpresa. Por supuesto, muchos temas de Guns N' Roses, con Kennedy imitando la voz de Axl Rose, con sus altos y sus niveles rugosos, y Elliot con las canciones de Def Leppard. Pero más que nada resalta un grupo con ganas de tocar, algo que se agradece.